Qué debo pensar mientras corro si quiero mejorar mi rendimiento

La Media Maratón de la CDMX ha quedado atrás, es tiempo de meditar qué te dejó aquella experiencia, cuáles fueron tu aciertos y tus áreas de oportunidad. Con todo lo asimilado toma tu par de tenis y sal a entrenar para esos 42Km que te esperan en la Maratón de la CDMX que se llevará a cabo el próximo domingo 26 de agosto.

Ya con las agujetas bien amarradas y la distancia por delante, sabes que el tiempo que debes mantenerte corriendo para cumplir con esta acción es tan prolongado que te preguntas en qué debo pensar.

Si te juntas con amigos o familiares el entrenamiento mental pasa a segundo plano pues el acompañamiento absorbe tu atención; pero si buscas un entrenamiento de calidad que implica la mejora de tu ritmo y rendimiento, entrenar en soledad es la opción ideal y el superar tu meta depende, en alguna manera, de lo que piensas en el trayecto.

Existen varios estudios que analizan el pensamiento que mantienen en el recorrido los corredores y se ha observado que por un lado los corredores de elite prestan atención a su cuerpo, esto quiere decir que tienen un pensamiento asociativo, con el que estudian sus sentimientos y toman en cuenta cada sensación que tiene su organismo: qué molestias tienen, cuál es el ritmo de su respiración, cómo va su nivel de deshidratación, en fin, leen cada síntoma que presentan.

Por otro lado, estamos nosotros, los corredores amateurs, los que corremos por que nos gusta, por diversión y no nos exigimos un resultado de medalla de oro. Aquí generalmente el pensamiento es opuesto, llamado de disociación. Consiste en correr pensando en cosas de la vida cotidiana que no tienen que ver con el deporte, cualquier cosa que nos permita olvidar las molestias o el dolor, pero básicamente nos evita el aburrimiento.

Una vez planteadas ambas estrategias, los estudios debían demostrar cuál es la más eficaz, para lo cual se realizaron pruebas en corredores que asociaban y en corredores que disociaban; el resultado en términos de rendimiento fue mejor en los corredores que asociaban, no por nada los corredores de elite trabajan así, aunque suene masoquista.

Con esto podemos concluir que si entrenamos a nivel básico y queremos pasar el rato, el pensar en cosas que nos distraen –pensamiento de disociación– puede funcionar; mientras que si deseamos correr para romper nuestras propias marcas y exigirnos un mejor nivel, debemos usar una estrategia asociativa.

En el caso práctico de una maratón que tiene mucho tiempo de duración, generalmente más de tres horas, puedes combinar y utilizar ambas estrategias de pensamiento en función de factores como tu ruta o tu propia meta, sin olvidar que como ya lo hemos visto el rendimiento mejora siempre con la asociación.  

Comments

comments

Publicado el 30 de julio de 2018 | 12:05 pm