La actividad física, una cura casi mágica para la salud pública

De todas las cosas que los médicos pueden recetar para buena tener salud, pocas son tan efectivas, económicas y ofrecen tantos beneficios como la actividad física.

La Academy of Medical Royal Colleges emitió, en 2015, un artículo en el que llamaba a la actividad física y en específico al ejercicio una “cura mágica”, pero este es solo un ejemplo, pues existen muchísimos estudios tanto controlados como aleatorios sobre el mismo asunto.

Los científicos hallaron 32 estudios que analizaron el efecto positivo del ejercicio en el dolor y funcionamiento de pacientes que padecían osteoartritis de rodilla. Diez estudios demostraban que la terapia con ejercicio incrementa la capacidad aeróbica y la fuerza muscular en pacientes con artritis reumatoide. Otros estudios arrojaban como resultado los beneficios en otros padecimientos músculo-esqueléticos, como la espondilitis anquilosante, e incluso en algunos tipos de dolor de espalda.

En personas, en la mayoría hombres de mediana edad, que habían tenido un infarto, el ejercicio terapéutico redujo todas las causas de mortalidad en un 27% y la mortalidad cardiaca en un 31%. Otros 14 estudios controlados mostraron los beneficios fisiológicos en personas con insuficiencia cardiaca. Esto sin dejar atrás lo mucho que se ha demostrado cómo la actividad física reduce la presión arterial en pacientes con hipertensión y baja los niveles de colesterol y triglicéridos.

Veinte estudios han demostrado que los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica pueden caminar más lejos y funcionar mejor si se ejercitan.

Un gran número de estudios localizaron que el ejercicio mejora la función física y la calidad de vida relacionada con la salud de personas con enfermedad de Parkinson. Otros seis estudios demostraron que el ejercicio mejora la fuerza muscular y las actividades relacionadas con la movilidad en personas con esclerosis múltiple, incluso parece mejorar el ánimo en estos enfermos.

Si tu interés son los padecimientos emocionales, debes alentarte con los resultados generales de 23 estudios controlados y aleatorios donde se observó la baja en los síntomas de la depresión. Cinco estudios más muestran la mejoría en pacientes con síndrome de fatiga crónica.

Con todas estas pruebas en mente piensa en qué otra intervención médica puede presumir de manifestar todos estos beneficios.

Por si fuera poco, existen estudios con pacientes ancianos y hospitalizados que muestran un efecto benéfico de intervenciones multidisciplinarias que incluyen como ingrediente principal la actividad física.

Nuestra sociedad no está acostumbrada a pensar en la actividad física de esa manera, pero en Queremos Mexicanos Activos defendemos la idea de que el activarse todos los días es tan efectivo o más que los medicamentos para muchos padecimientos.

Como ejemplo están los buenos resultados que el ejercicio obtuvo al prevenir la muerte por enfermedad de las arterias coronarias y los resultados superiores que tuvo el ejercicio frente a los medicamentos en la prevención de muerte por infarto.  

Resulta sorprendente los poco que hay que hacer para conseguir resultados en beneficio de nuestra salud. Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) son realizar 150 minutos semanales de actividad física moderada para adultos, lo cual se traduce a 30 minutos diarios aproximadamente.

La intensidad moderada se refiere a por ejemplo caminar vigorosamente a una velocidad de 5 a 6.5 kilómetros por hora, o bien andar en bicicleta a menos de 16 kilómetros por hora, en fin, cualquier actividad que lleve a tu corazón a latir entre 110 y 140 veces por minuto.

Así que ya lo sabes, Queremos Mexicanos Activos te brinda la información más completa para que optes por la actividad física como la mejor solución para mantener salud y calidad de vida a nivel individual pero también compartas este conocimiento con los tuyos.

 

Fuente: https://www.nytimes.com

 

 

Comments

comments

Publicado el 28 de octubre de 2018 | 10:51 am