Una hormona producida al realizar actividad física podría frenar la afectación del Alzheimer

Irisina es el nombre de una hormona producida en mayor cantidad por los músculos cuando realizas actividad física. Descubierta apenas en 2012 es conocida como “la hormona del ejercicio” y un estudio publicado en la revista Nature Medicine reveló que esta misma secreción puede prevenir la pérdida de la memoria relacionada con el Alzheimer.

 

Expertos de la Universidad Federal de Río de Janeiro, en Brasil, en conjunto con la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, estudiaron ratones afectados por esa patología para obtener un posible tratamiento contra este mal.

 

Los investigadores descubrieron que hay niveles bajos de irisina en el cerebro de los pacientes afectados por el Alzheimer. Luego se comprobó que cuando los ratones realizaban una actividad física, que en este caso fue natación, aumentaban los niveles de irisina en el hipocampo del cerebro, al tiempo que se reducía el déficit de memoria y aprendizaje en los roedores.

 

Comprobaron que cuando se bloqueaba la aparición de esta sustancia en el cerebro de los ratones enfermos se perdían los efectos cognitivos beneficiosos que aporta el ejercicio físico. Por lo tanto ahora sabemos que la irisina es el intermediario entre el efecto benéfico del ejercicio y la mejora de la memoria.

 

Es necesario hacer más estudios para comprender los mecanismos implicados en esta relación, y para examinar cómo funciona la irisina, cuál es su papel en el cerebro y si sus efectos son trasladables a los seres humanos.

 

En Queremos Mexicanos Activos te damos una razón más para que te refugies en la actividad física como el mejor medicamento de la historia, según las teorías de la evolución humana de ahí venimos y a ella deberíamos regresar.

 

Fuente: Nature Medicine  

Publicado el 10 de enero de 2019 | 1:39 pm